Poemas

 

Discípulo de la Palabra

El discípulo es como alguien que desea aprender,
que no tiene nada propio y recibe todo de Dios.
Es alguien que sabe lo que quiere y lo busca con firmeza.
Por eso no se vuelve atrás frente a las dificultades
que implica la fidelidad a la Palabra.

Cada mañana Dios despierta al discípulo,
le espabila el oído para que le escuche,
lo orienta y lo envía.
Cada mañana el discípulo va a recibir su lección:
pone sus oídos en la Palabra y la pupila en el Rostro…
para descifrar sus designios siempre sorprendentes.

Dios modela enteramente el discípulo:
actúa como si necesitara de su carne y de su sangre
para que en su persona se encarne la Palabra.
Porque Dios ha decidido actuar en la historia por medio de algo tan débil como la palabra del discípulo, para confundir así a los letrados y a los soberbios.

Lo que tenemos de común los mortales y Dios es la Palabra cada revelación es una encarnación…
y en cada Encarnación la Palabra se hace hombre
para clamar un nombre común : ¡Padre!

La palabra del discípulo, como la de todo hombre, es limitada:
no siempre puede lograr con ella lo que quiere,
quienes la escuchan pueden aceptarla o rechazarla…
pero en esta debilidad humana Dios hace presente su fuerza: “¿No es mi Palabra fuego o martillo que tritura la piedra?”
Debilidad y fortaleza misteriosa de la Palabra
que obliga al discípulo a estar siempre disponible
en cualquier momento y para cualquier mensaje:
“A donde te envíe irás; lo que yo te mande lo dirás”.

La historia del discípulo, es la historia de la escucha a la Palabra
en ella descubre la voluntad del Padre,
 escucha que se hace obediencia y compromiso martirial.
La mayor tentación del discípulo es cerrar los oídos a la Palabra.
Aturdirse entre las cosas y los quehaceres urgentes
 y no mantenerse en actitud de escucha y discernimiento…
Esto sería la muerte anticipada del discípulo y la tragedia en un mundo que se quedaría sin Palabra.

 
Padre Nuestro

 

“Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado se tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
 hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
 como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
 no nos dejes caer en la tentación,
 y líbranos del mal”
Amén.

 
Reflexión
 

No digas: Padre,
si cada día no te comportas como hijo.
No digas: Nuestro,
 si vives aislado en tu egoísmo.
No digas: Que estás en el cielo, 
si sólo piensas en las cosas terrenales.
No digas: Santificado sea tu nombre,
si no lo honras.
No digas: Venga a nosotros tu reino,
si lo confundes con el éxito material.
No digas: Hágase tu voluntad,
si no la aceptas cuando es dolorosa.
No digas: Danos hoy nuestro pan de cada día,
si no te preocupas por la gente que tiene hambre.
No digas: Perdona nuestras ofensas,
si guardas rencor a tu hermano.
No digas: Líbranos del mal,
si no tomas partido contra el mal.
No digas: Amén,
si no has entendido o no has tomado en serio la palabra del Padre Nuestro.

 
Atras...
 
Citas Bíblicas
Citas Bíblicas

“…porque los pensamientos de ustedes no son los míos, ni los caminos de ustedes son los míos. Oráculo del Señor…”Is 55, 8-9

“…entonces llamarás pedirás auxilio, y él te dirá: ¡Aquí estoy!..”Is 58, 6-9

“…allí donde esté tu tesoro, estará tu corazón…” Mt 6, 19-21

“…todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos...”Mt6, 12.

“…me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado…” Mc9, 33-37

“…el que no carga con su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo…” Lc14, 25-27

“…porque todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado…” Lc18, 9-14

“…porque lo que yo busco no es hacer mi voluntad sino la de aquel que me envió…” Jn 5, 19-30

“.. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo…”Mt 28, 16-20

“… el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes… como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida… por una multitud…” Mt20, 24-28

“…si dos de ustedes se unen… para pedir algo, mi Padre… se los concederá. Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos…” Mt18, 19-20

“… les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo…”Mt18, 15-18

“..Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el busca, encuentra; y el que llama, se le abrirá…” Mt 6, 7-11

como rezar el rosario

Nabe Design